Noticias, Artículos y Publicaciones

Artículos / 28 noviembre 2018

Empezar una dieta, soledad en tiempos de adicción

 

La adicción a la comida era, hasta hace poco tiempo, un tema desconocido. Hoy escuchamos de ella a cada momento en la radio, en la tv, en revistas, etc. Pero en Grupo Goce llevamos mas de 10 años trabajando con nuestros pacientes con total conciencia que el azúcar y los hidratos de carbono refinados son siete veces mas adictivos que la cocaína.

Esta adicción esta al alcance de todos y en cada esquina de la ciudad. Peor aun, ha sido avalada por todos los actores de la sociedad: doctores, nutricionistas, profesores, madres, padres, abuelas, etc. Todos pensábamos, hasta hace no mucho tiempo, que la gordura era símbolo de salud y que un niño “rozagante” era un niño sano y feliz.

Y no es que nos hayamos vuelto todos locos porque si, sino que, recordemos, que en los años ´80 en Chile había una gran tasa de desnutrición infantil. Afortunadamente esos años quedaron atrás, pero sin saberlo ni temerlo nos compramos un problema tan grave como el que estábamos tratando de solucionar: la obesidad.

Hoy 67% de los adultos en Chile y 48% de los niños tiene algún grado de sobrepeso u obesidad. Si, leyó bien. Sumando y restando podemos decir que la mayoría de la población en Chile es ”rellenita”. Tanto es así, que hoy el ojo del chileno considera que alguien esta en su peso normal cuando tiene sobrepeso y que esta demasiado flaco cuando esta en su peso normal…es decir, tenemos hasta el ¡ojo obeso!

Y este ojo no solo se aplica a como evaluamos el estado de salud física de nuestros cercanos, sino también al tamaño de las porciones de alimentos: ¡todo nos parece poco! No bien empezamos a comer, queremos repetirnos; podemos comernos un asado completo con empanada, choripán, carne y pollo y aun nos quedara espacio para el postre (y con repetición si esta bueno); un cuadradito de chocolate no le sirve a nadie, mínimo la barra; y así sucesivamente. Hemos perdido la justa medida producto de la adicción que causan los alimentos a nivel cerebral.

De acuerdo a todo lo antes expuesto, empezar un proceso de cambio de vida dirigido al adelgazamiento, puede resultar una tarea absolutamente solitaria y amarga. Y fíjense que no digo “empezar una dieta”, pues claramente el problema del comer se ha vuelto bastante más complejo que una simple pauta de alimentos, más o menos restrictiva a seguir. Es por esta razón que en Grupo Goce el mayor beneficio que obtienen nuestros pacientes es el de estar acompañados. Es verdad que también impartimos conocimientos y guías para el cambio psicológico-nutricional, pero nada reemplaza la magia que se produce ir contracorriente en cardumen…o manada como lo llamamos nosotros. Por supuesto que si la mayoría esta gordo, empezar a adelgazar me hace automáticamente ir en contra de las costumbres sociales y de los rituales culturales en torno a la comida. Es ahí donde radica la dificultad del cambio, en el componente social de los hábitos. Donde mis “malos hábitos” se cruzan con los de todos y ya no se si soy yo el que está mal o bien todos lo estamos.

Las emociones que se generan al empezar el camino de rehabilitación en Grupo Goce pueden ir desde la rabia, pasando por la pena al miedo y también la alegría de estar sanándose. Toda la amplia gama para llegar a construir nuevas formas de adaptarnos a nuestras familias y entornos sociales sin participar del ritual de comer en exceso. Lentamente, dejamos de sentir que luchamos “contra” la adicción imperante, y tomamos las riendas de nuestra vida, y esa satisfacción nos va haciendo sentir menos solos.

Por Karolina Lama
Psicóloga Clínica, Magister en Constructivismo
Autora del libro “Quiero ser flaca y feliz”

!Contáctate con nosotros!

Trabajamos específicamente en tus necesidades.

¿Tienes dudas? escríbenos acá: